Usamos cookies para recordar tus elecciones, mejorar la experiencia del usuario en nuestros sitios web y llevar una estadística de visitas. Puedes encontrar más información acerca del uso que hacemos de las cookies, incluyendo cómo desactivarlas, en nuestra política sobre cookies. Al utilizar nuestras páginas web, aceptas que podemos instalar estos tipos de cookies en tu dispositivo.

Bienvenido a
PC Asesores

Selecciona tu sede

Imagen de ¿Quiere dirigir una gran empresa? El representante de directivos llega a España

¿Quiere dirigir una gran empresa? El representante de directivos llega a España

08 / 09 / 2015

Le ayuda a definir su carrera y cumplir expectativas.

Es una figura que ya existe en los países anglosajones y que ha llegado recientemente a nuestro país. El agente de talento ejecutivo o representante de directivos es una persona que ayuda a un ejecutivo a gestionar su carrera. El Jorge Mendes de los directivos busca ofertas laborales a su representado, le aconseja cómo debe definir su carrera, a establecer su rango salarial, a progresar y a formarse.

En definitiva, "se trata de acompañarle para que cumpla sus expectativas", señala Ana Alvaro, una de las agentes de talento ejecutivo que ya trabaja en el mercado español. Esta representante de directivos de la agencia Exclusibity de Atesora Group cree que a diferencia de los tradicionales cazatalentos, el agente "evalúa las competencias de su representado y le ayuda a conseguir sus objetivos si los considera factibles. Hay gente que quiere ser vicepresidente de una compañía o trabajar en un sector determinado y nosotros sabemos que nunca lo va a conseguir tras analizar sus competencias. Lo mejor es ayudarle a saberlo y asesorarle sobre las opciones que tiene". Pero, ¿qué hace entonces el agente de talento ejecutivo? "Le decimos que no podemos representarle y concluimos nuestra relación profesional", afirma Alvaro, que cobra "a éxito" o, lo que es lo mismo, "una comisión de entre un 20% y un 30% del salario base de su primer año si conseguimos el puesto que el directivo desea".

El representante de directivos acompañará a éste todo el tiempo que él lo desee. "Podemos ir con él a la entrevista de trabajo si se siente más seguro, ayudarle a afianzarse en su puesto o asesorarle sobre las competencias que debe reforzar", explica Alvaro, que cree que el representante no debe tener una formación determinada. "Lo que se necesita es que tenga experiencia en desarrollo de carrera, en captación de talento o que conozca y esté familiarizado con habilidades directivas".

Fuente: www.expansion.com